El sentido del trabajo

“Así como no existen personas pequeñas

ni vidas sin importancia,

tampoco existe trabajo insignificante”.

Elena Bonner

Inicio de semana. De vuelta al trabajo. Sin embargo, en el ambiente se respira pesadumbre, disgusto, tristeza y demás. ¿Qué sucede? ¿Por qué tantas caras largas?

Hablar del trabajo es hablar sobre un aspecto sumamente importante en la vida de cualquier mujer u hombre de esta sociedad, sin embargo éste ha sido conceptualizado, desde tiempos remotos, como una carga que hay que tener que sobrellevar, un aspecto de la vida que no se realiza por gusto, sino por necesidad.

¿Por qué trabajas? En la respuesta podríamos encontrar la motivación de muchos de nosotros: “para poder vivir mejor, para darle lo mejor a mis hijos, para comprar lo que me gusta, por necesidad, porque no queda de otra, etcétera, etcétera y más etcéteras”, todas respuestas enfocadas a motivaciones extrínsecas.

Por otro lado, tenemos una historia que pesa y ha pesado en la vida del ser humano. Si hacemos una revisión rápida acerca del concepto del trabajo, nos encontraremos con que se le ha dado una connotación negativa.

En Grecia, el trabajo era una actividad no tan preciada por sus habitantes; se prefería que ésta se delegara a los esclavos, quienes como ciudadanos no libres, tenían que estar al servicio de los demás. Los seres “libres” habrían de enfocar su tiempo de ocio hacia la reflexión u otras artes que llevaran al crecimiento; el trabajo, para lo griegos, constituía un obstáculo para ello.

En la época medieval, el trabajo siguió manteniendo el estatus de pesadumbre. El ser humano debía trabajar para sobrevivir, pero no todos trabajaban, ya que había ciertas personas “elegidas” que estaban destinadas a gobernar o liderar.

La Revolución Industrial trajo consigo una visión del hombre-máquina, destinado a laborar para obtener las mayores ganancias. Y es entonces que, con el surgimiento de las economías, el trabajo toma la concepción más fuerte de ser un medio para conseguir un capital personal que me permita adquirir las mayores comodidades. “Mientras lo necesite, trabajaré para conseguir más”. El ideal sigue siendo, al final de cuentas, tener el suficiente dinero como para no trabajar.

Mientras el trabajo siga siendo visto como medio, seguirá siendo una carga que hay que sobrellevar. ¿En qué momento nosotros, los seres humanos, podremos ver el trabajo como un fin, como un legado?

Si bien es cierto que una parte de la población no tiene la oportunidad de elegir en qué trabajar, dada las circunstancias que le ha tocado vivir, sí es cierto que tiene la posibilidad de elegir cómo vivir su trabajo; es decir, el contexto no lo ha determinado en la cuestión de elección personal sobre la manera en que hará el trabajo: podrá hacerlo lamentándose de su condición o dando lo mejor de sí.

Es triste escuchar o leer comentarios de personas que dicen: “estoy en el trabajo, ¡qué bajón!”, o derivaciones semejantes. Entonces, ¿qué haces ahí? ¡Qué torpeza es luchar contra una realidad como el trabajo! Se quiera o no, el trabajo es una necesidad para subsistir en nuestra sociedad actual, entonces, si a pesar de todo voy a trabajar, ¿por qué no hacerlo con la mejor actitud y dando lo mejor de uno mismo?

Sin embargo, hallamos día con día ejemplos de todo lo contrario. Personas que realizan lo mínimo o lo que únicamente les piden. Individuos que se sienten cómodos y seguros con el puesto que tienen, y por lo tanto, sólo hacen lo que sea necesario para seguir manteniéndolo.

Hombres y mujeres de reacción y no de acción, que se desviven en lo urgente al no ser capaces de ser propositivos, sino únicamente trabajando para lo que se tenga que hacer en ese momento. Seres humanos que, al final de cuentas, terminan siendo unos simples mendigos que piden caridad para poder comer y vestirse… eso sí, la mejor comida y el mejor vestido, si no, caen en angustia.

El trabajo se ha de ver como un legado, como una oportunidad de servir, no únicamente como un simple medio de donde trataré de obtener lo mejor para mí con el menor esfuerzo posible. El trabajo tiene la virtud de presentarse como un legado, donde se tienen muy diversas oportunidades de trascender, ya sea en el servicio o en la convivencia con mis compañeros.

Una sonrisa, una palabra de aliento, un servicio con atención, una palmada, un reto como consejo, una palabra de ánimo, hacer tu trabajo lo mejor posible, ¡todo ello es trascendencia! La alegría en el trabajo no se encontrará nunca en lo externo, más bien, se ha de hallar en lo poco o mucho que yo esté haciendo bien en el lugar donde trabajo; de eso dependerá mi satisfacción o insatisfacción con el trabajo.

Claro está que existirán momentos en que el cansancio se presente, por eso tampoco hay que olvidar la importancia del descanso o de pasatiempos en los cuales nos dediquemos a una actividad que nos agrade y que también nos lleve a ser mejores seres humanos, a hallar nuestro sentido de vida.

Si la vida, y por ende también el trabajo, carecen de sentido, se presentará como algo aburrido, como una carga, como un tormento; pero si está lleno de razones para hacerlo, el trabajo será un legado.

Al final de cuentas, el amor que le tenés a tu trabajo es un reflejo del amor que te tenés a vos mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>